Sobre el autor

Salvador Manzanera
Salvador Manzanera, ceramista, pintor, grabador, artista digital.

Nace el día 8 de Junio de 1941 en Ribarroja del Turia (Valencia). Desde la infancia siente una gran atracción por las Artes Plásticas.

1951 Comienza a trabajar en empresas de cerámica, conociendo y practicando todo el proceso en esta materia, conocimientos que amplía al mismo tiempo en la Escuela de Cerámica de Manises.

1954 Se matricula en la Escuela de Artes y Oficios de Valencia.

1956 Primer premio de Procedimientos Pictóricos de la Escuela de Artes y Oficios de Valencia, que consiste en un diploma y un viaje a Madrid y distintas ciudades de Andalucía.

1957 Ingresa en la Escuela Superior de BB.AA. de San Carlos de Valencia.

1958 Consigue una beca de Protección Escolar que mantendrá hasta finalizar sus estudios. Durante dichos estudios consigue diez premios de la Fundación Roig.

1961 Consigue el premio del Estado por Colorido en el tercer curso.

Es pensionado por el Estado para la Residencia de Pintores de Segovia, donde obtiene la medalla de plata que otorga la Excelentísima Diputación de Segovia.

Consigue el segundo premio del SEU de Valencia.

Es pensionado por el Ministerio de Educación y Ciencia para la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo, de Santander.

1962 Termina oficialmente los estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos de Valencia.

Consigue, por oposición libre, la Pensión de Grabado que concede la Excelentísima Diputación de Valencia.

1966 Consigue, por oposición libre, una plaza de Profesor Agregado de Bachillerato.

1976 Se le otorga el primer premio del Tercer Salón Provincial de Pintura de Quart de Poblet.

1979 Por concurso de méritos accede a Catedrático de Dibujo de Instituto de Bachillerato.

1989 Ingresa en la Facultad de Bellas Artes de Valencia como Profesor Asociado, impartiendo la asignatura de Dibujo del Movimiento en cuarto curso.

Pocos paralelismos podríamos encontrar entre su pintura y el arte más especulativo de nuestros días, pues la de Manzanera es deudora de la estética tremendista de Solana, de los espacios deshumanizados de la pintura metafísica italiana y sobre todo de la rica tradición pictórica española.

1983 Es un año clave en la evolución de su cultura: se produce la transición de la gama de grises a colores más cálidos; el paisaje cede su predominio al estudio del cuerpo femenino desnudo en una fase de ambiciosa investigación plástica y cromática que tiene su referencia técnica en la pintura barroca. Volúmenes dinamizados, escorzos insólitos, y tenebrismo encendido… que proceden de su inicial concepción expresionista de la pintura, ahora remansada y madura, con merma de los valores satíricos que antaño literaturizaban su obra, y orientada laboriosamente hacia una visión esencial y enigmática de la realidad. Hacia el final de esta etapa el pintor vuelve a buscar motivos vivos, callejeros, rostros de marginados cuya ascendencia clásica resulta innegable pero ubicados en unos espacios urbanos geometrizados, con predominio de planos que se ciernen sobre la figura humana oprimiéndola, aislándola de cualquier referente anecdótico, de cualquier concesión neutralizadora. En esta línea doblemente esencialista -formal y significativa- se sitúa el cuadro Cartonero (1989) que figura en la colección de la Universidad Politécnica de Valencia.


En los años 90 Salvador Manzanera entra de lleno en el arte digital, produciendo obras digitales e investigando el uso del tratamiento fotográfico y pictórico en las nuevas tecnologías.

En el periodo que ejerce como profesor asociado en la Facultad de Bellas Artes combina este trabajo con la Cátedra de Dibujo en educación secundaria. Sigue acumulando conocimientos y sigue pintando, con actitud autocrítica, innovando su dicción e incorporando nuevos temas, que no son tan reales en cuanto a su significado, como la posible existencia de una bella maquina voladora o llegar a la conclusión de que la muerte también es hermosa.

De 1997 a 2001 se jubila de la enseñanza y se dedica a innovar su dicción para poder decir nuevas cosas. No se considera un artista prolífico, ya que le cuesta expresar sus ideas debido a la búsqueda del perfeccionismo, pero sigue intentándolo…

Cecilio Alonso, escritor y profesor de la UNED.

En los años 90 Salvador Manzanera entra de lleno en el arte digital, produciendo obras digitales e investigando el uso del tratamiento fotográfico y pictórico en las nuevas tecnologías.

En el periodo que ejerce como profesor asociado en la Facultad de Bellas Artes combina este trabajo con la Cátedra de Dibujo en educación secundaria. Sigue acumulando conocimientos y sigue pintando, con actitud autocrítica, innovando su dicción e incorporando nuevos temas, que no son tan reales en cuanto a su significado, como la posible existencia de una bella maquina voladora o llegar a la conclusión de que la muerte también es hermosa.

De 1997 a 2001 se jubila de la enseñanza y se dedica a innovar su dicción para poder decir nuevas cosas. No se considera un artista prolífico, ya que le cuesta expresar sus ideas debido a la búsqueda del perfeccionismo, pero sigue intentándolo…

Carmen Manzanera, gestora del blog.

1 Comment:

  1. Anonymous said...
    This comment has been removed by a blog administrator.

Post a Comment




 

Blogger Templates. Sponsored by Crossword Puzzles